Adiós a la academia

Todo parece indicar que nos encontramos en un cambio de era, sin embargo hasta que no pasen muchos años no podremos dictaminar de forma fehaciente hasta qué punto el cambio de milenio fue una verdadera revolución.

Mientras el cambio transcurre, todos los indicadores parecen indicar que la mutación se produce. Uno de los más notables es la transformación que está viviendo la educación.

Como muchos dicen, hace unos años hubiese sido imposible recibir formación sobre finanzas alejados de las grandes instituciones de enseñanza, sin embargo actualmente es posible gracias a los cursos masivos, abierto y online.

Existen iniciativas como la de Laurie Pickard, creadora de “No pago MBA”. Su iniciativa que ha suscitado un gran interés, consiste en tejer un camino a base de MOOCs para que los alumnos acaben obteniendo los conocimientos que tendría cualquier alumno de uno de esos cursos.

Resulta sorprendente que en muchos casos el nivel de conocimientos adquiridos por los estudiantes es totalmente igual que el de un estudiante que ha realizado un MBA y ha pagado una gran cantidad de dinero.

Sin duda las cosas están cambiando y a día de hoy es igualmente importante los conocimientos reglados como los que no lo están. Más importante aún es la experiencia laboral. Es aquí donde se opera la verdadera revolución: los mejores puestos de trabajo a veces no tienen relación con la academia.

Twitter Digg Delicious Stumbleupon Technorati Facebook Email

No comments yet... Be the first to leave a reply!